por Edgar Pérez

Los graduados no encuentran empleo

Por Edgar Pérez

Los Ángeles – La clase de futuros graduados del 2012 enfrentan una cruel bienvenida al mundo laboral. Una fuente de trabajo ya débil ha dejado a la mitad de los recién graduados sin empleo o subempleados, sirviendo en trabajos que no requieren ni su habilidad ni su conocimiento.

Aunque existe una gran demanda en materias como ciencia, educación y salud; las artes y las humanidades decayeron significativamente. Se proyecta que en el futuro, la mayoría de los trabajos serán en posiciones que requieren muy poca experiencia, como los asistentes de enfermería domesticas que proveen servicios conforme la población estadounidense envejece.

Dichas circunstancias obligan a los jóvenes graduados con solo una licenciatura a buscar el subempleo puesto que las vacantes cayeron al nivel más bajo en más de una década.  Al menos 1.5 millones, o el 53.6 porciento de los jóvenes con licenciatura, menores de 25 años, estaban desempleados o subempleados el año pasado. En el 2000, esta cifra pasaba por el 41 porciento, antes de que estallara la era del “dot-com” eliminando así todas las nuevas vacantes disponibles para los graduados en materias como telecomunicaciones y tecnología informática.

En el último año estos jóvenes son más susceptibles a ser empleados como meseros, cantineros, o ayudantes de comida rápida que como ingenieros, físicos, químicos o matemáticos.

 

En Latinoamérica, la situación es aún más crítica. En un articulo titulado “Desempleo y subempleo entre nuestros jóvenes” de Elizabeth Tinoco, Directora Regional para las Américas de la Organización Internacional del Trabajo,  publicado por el periódico El Clarín escribió, “la juventud se encuentra atrapada por la desocupación y la informalidad. Una quinta parte de ese sector no trabaja ni estudia (…) alrededor del 20 porciento de los 106 millones de jóvenes latinoamericanos no estudian ni trabajan”.

Una de las alternativas que propuso Tinoco es que hay que “apoyar el espíritu emprendedor de los jóvenes para que pongan en práctica sus propias iniciativas a través de sistemas de microcrédito”. También dijo que hay que “incrementar los sistemas de pasantías para consolidar la formación profesional de los jóvenes en las empresas y el sector público y facilitar la transición educación-trabajo” algo que es muy común en los Estados Unidos, pero que no ha ayudado a muchos a encontrar trabajo. Aquí en Los Ángeles, por ejemplo, existen recursos para que un estudiante obtenga información sobre su área académica, sin embargo, Tinoco comenta la falta de dichos beneficios en Latinoamérica “dar eficiencia y cobertura a los servicios de empleo, sitios digitalizados, oficinas donde se de a los jóvenes información en tiempo real sobre posibilidades inmediatas de enganche.

Indudablemente, hoy más que nunca los trabajadores tienen que considerar su posición en la economía global, donde tendrán que competir con extranjeros residentes en el país que han llegado con educación avanzada tanto en los Estados Unidos como en Latinoamérica.

Foto: Archivo Portafolio.co

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s